Egeria: cómo las divinidades femeninas ayudaban a gobernar mejor.

Egeria era una ninfa romana asociada a las fuentes y protectora de las novias y las futuras madres. Se decía que tenía el don de la profecía y que adivinaba el futuro del recién nacido. Se casó con Numa Pompilio, segundo rey de Roma, quien creía que Egeria había sido dotada por Júpiter con grandeza, por Minerva con sabiduría, por Juno con amor a la naturaleza, y por Venus con belleza. 
Gracias a su relación con Egeria, la sabiduría, rectitud y buen juicio de Numa fueron proverbiales: reinó cuarenta años, creando cultos y tratados de paz, regulando el calendario y sin emprender jamás una guerra. Egeria le enseñó a ser un rey justo y sabio y pasó a ser conocido como Numa “el piadoso”. 
Cuando con el correr de los años falleció Numa, Egeria se sintió tan desconsolada que todas las ninfas y la misma diosa Diana acudieron en su consuelo. La diosa acabó convirtiéndola en un claro y fresco manantial.

Numa Pompilio visita la ninfa Egeria

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Antiguas Creencias, Cultura, Mujeres ejemplares, Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s