Mensaje a la mujer contemporánea.

“La soledad es una condición humana; nadie conseguirá llenar nunca esa sensación de vacío. Lo mejor que se puede hacer es conocerse a sí misma, saber de dónde vienes y lo que quieres; no dejar que te desvíen del camino. Recuerda: somos guerreras”.

“Toma mi espada. Yo te ofrezco toda mi armadura que te protegerá del enemigo. Vestida en sabiduría, en cualquiera de los momentos en los que quieran atacarte al final de la batalla, tu habrás vencido, habrás triunfado, no por la fuerza ni por el poder, sino por tu espíritu”

Mujeres, hemos ganado una numerosa cantidad de luchas en la vida. Supimos lograr nuestros objetivos, con paciencia y perseverancia, pero todavía no hemos podido cambiar la percepción tan triste, pobre y errónea que la sociedad tiene sobre el rol que juega hoy en día la mujer. Es responsabilidad nuestra asumir el compromiso de luchar juntas para cambiar esta situación.

Algunos de los factores que rebajan el papel de la mujer son las propagandas insidiosas, el control de la natalidad, el aborto, la liberación sexual, y el gran énfasis puesto en la independencia del hombre. Evitemos colaborar con esta falta de respeto, como figuras femeninas HONRÉMONOS; liberémonos de aquellas ataduras que desvían a muchas, logremos deshacernos de toda dolencia causada por la sociedad. Nada de mujer tiene aquella que atenta contra su cuerpo, que exhibe mas de lo que debería por alguna razón ¡tan irracional! No merecen ser llamadas mujeres. Exijo respeto como unidad; nosotras juntas marcaremos diferencia.

Hagamos renacer toda espiritualidad, seamos consejeras, salvadoras, guerreras… Contemplemos desde el interior nuestro crecimiento individual, cumplamos con el deber de tener un comportamiento femenino: el deber de cumplir nuestras funciones, criar a nuestros hijos con valores, ser grandes maestras de la educación, ser capaces de obtener la dicha de formar una verdadera familia. Nosotras, mujeres, unidad básica del hogar, fuente de fortaleza y compañerismo para el hombre que no tiene mayor incentivo que el saber que confiamos en él y que debe luchar cada día para ser merecedor de nuestra confianza.

Mujer, íntegramente mujer, frágil, con calidad de pensamiento vamos a valorar nuestro nombre. Mujer que sabe que no hay mejor camino para igualar al hombre que ser cada día más mujer. Nosotras seremos consientes de los privilegios de la vida, cada vez más fuertes en la lucha por recuperar nuestra identidad. Recuerden siempre que el despertar de sus pensamientos y espíritu es el camino de su reconocimiento como mujer.

Abramos las puertas de la naturaleza a los rituales femeninos para purificarnos y brillar como lo hacen las estrellas para iluminar el camino del ser. Impongamos valores, seamos íntegras, y para finalizar, tengamos presente que nosotras o algunas de nosotras fueron las responsables y causantes de crear estas condiciones en las cuales hoy vivimos. Sólo cada una de nosotras tiene el poder para poder revertirlo, brillando como dije antes, con total esencia de mujer.

Anna Orthustégüy

Septiembre 2013

atenea..

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Argentina, Artemisas, Espíritu Guerrero, Feminidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s