SÉ INFIEL Y NO MIRES CON QUIÉN.

Se trata de una adaptación de una comedia londinense que relata la historia de varias parejas (infieles entre ellos) que acuerdan un encuentro amoroso a la misma hora y en el mismo lugar, desconociendo cada una de ellas las intenciones de los otros.

La obra se está presentando en la temporada de teatro de Mar del Plata y seguramente luego recorrerá el país con un “éxito arrollador”. Las calles estarán empapeladas con su imagen, la cual miraremos al pasar y tal vez demos una mueca de “gracia” al leer el título. Inconscientemente, recibimos el mensaje: ¿Por qué no ser infiel? ¿Qué tan malo puede ser? Después de todo, yo amo a mi hombre o mi mujer, y estar con otro no tiene nada que ver con el amor, sólo es sexo. Nada va a cambiar si una noche me dejo llevar por mis impulsos y satisfago mis deseos de otro hombre o mujer… Sólo son necesidades de la carne, mis verdaderos sentimientos no tienen nada que ver con eso…

Y así, una obra de teatro (como muchísimos productos de la mediatización) transmite ese mensaje. Y nosotros lo compramos. Y nuestras vidas transcurren sin que nosotros sepamos el significado de la palabra COMPROMISO, ya que cuando uno ama se compromete a entregarse a la otra persona dejando de lado al resto, así como cada uno se compromete a satisfacer las necesidades del otro en la medida de lo posible. Tampoco sabemos el significado de la palabra SACRIFICIO. Hombres y mujeres tenemos nuestros instintos “animales” y otras personas pueden despertar en nosotros el deseo sexual, pero cuando uno ama y se compromete está dispuesto a sacrificar la concreción de esos deseos porque respeta a su compañero y jamás podría lastimarlo deliberadamente. ¿Cómo puede una persona infiel mirar a los ojos a su pareja y decirle que la ama? ¿Será que tampoco tenemos en claro el significado de la palabra AMAR? ¿Que nos precipitamos a decirla y luego de repetirla demasiadas veces se torna vacía e insignificante? Tal vez debamos empezar por ahí…

Hoy por hoy, no nos importa ser infieles y no mirar con quién. Nos lo dice la TV y le hacemos caso. Las cosas pasan, todas son “experiencias” y nuestras relaciones pasan a ser un entretenimiento cuando estamos aburridos. Tampoco podemos estar solos, disfrutar de nosotros mismos y autoconocernos porque eso nos da miedo. Tener a alguien al lado nos da seguridad y una buena imagen social. Sin embargo, no nos damos cuenta de la importancia de conocernos, ya que ¿cómo voy a pretender que el otro me conozca y me entienda si ni yo lo hago conmigo? Y luego las culpas son del otro… Y así vivimos en un constante desgaste sentimental y moral en el que nada importa nada y nada vale nada. Ni nosotros mismos nos hacemos valer, todo nos da lo mismo… 

La pregunta es cómo llegamos a ser esto y cómo será nuestro futuro como personas y como sociedad, qué les diremos a nuestros hijos cuando con mucha liviandad nos cuenten que son infieles y no les importa con quién. 

infiel1

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Argentina, Pareja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s